• Directorio de empresas
Sociales|Stimulus. Programa Minerva
"Ponemos el foco en la movilidad, la versatilidad, la flexibilidad, la accesibilidad, hacer extensivo su uso y democratizar estos recursos"
  • "Stimulus está siendo muy bien recibido por los profesionales. Entendemos que es una herramienta poco pretenciosa y muy ligada a las necesidades de los usuarios y los terapeutas, sin grandes alardes"
02/11/2015 |  Indra Kishinchand

Los siete socios fundadores de la startup Stimulus (Emilio J. Checa, Emilio J. Expósito, Antonio del Fresno, Pedro Martos, Francisco Javier Maya, Antonio Puerta Bersabé y Roberto Zurita) se conocían de experiencias anteriores y tenían en común su inquietud en conocer y adquirir habilidades en nuevas tecnologías móviles y la ilusión y las ganas de poner en valor algunas ideas o soluciones basadas, precisamente, en tecnologías móviles que resolvían problemas que ellos mismos habíamos detectado. Por eso el Programa Minerva decidió incluirlos en comunidad de emprendedores, donde han recibido aceleración y formación.

Durante el primer semestre de 2013, se dieron las circunstancias necesarias para dar este paso adelante; así fue como tras una media de nueve años de experiencia profesional en consultoría tecnológica en grandes corporaciones (Accenture, Everis, Avanade, Ezentis,…) y para grandes proyectos decidieron crear su propia iniciativa: Stimulus, una plataforma tecnológica para la estimulación y rehabilitación cognitiva.

Emilio confirma que "hablamos de plataforma puesto que no sólo se trata de una o dos apps para tablets, sino que le acompaña un portal profesional donde gestionar y explotar la información que es generada desde la herramienta, y existe toda una infraestructura de servidores y servicios que permiten, además del respaldo de la información, la sincronización entre dispositivos de un mismo centro y la prestación de servicios remotos (teleterapia)".

En cuanto a la herramienta para tablets, incorpora un repositorio de ejercicios para trabajar las distintas áreas congnitivas (atención, memoria, cálculo, lenguaje, percepción, funciones ejecutivas, visio-motoras, etc), con distintos niveles de dificultad, además es posible planificar sesiones y se registran métricas de toda la actividad (aciertos, errores, tiempos, etc.)

En cuanto a las APPs, existen dos versiones: Stimulus® Manager, que tiene un carácter profesional, y está especialmente concebida para su uso en el ámbito sociosanitario (psicólogos y terapeutas, fundamentalmente), disponible ya para Android; y Stimlus® Home, la versión doméstica de la aplicación, dirigida a usuarios finales que pretendan realizar estimulación cognitiva de manera autoadministrada con carácter preventivo, o bien para aquellos que realicen en casa las sesiones planificadas por un profesional de forma remota (disponible para plataformas iOS® y Android®).

Stimulus ha cerrado un acuerdo con Software DELSOL, líder en España el desarrollo y distribución de software de gestión, con un modelo de negocio innovador basado en los servicios de alto valor añadido. De esto modo, ahora la empresa posee el 100% del activo de Stimulus, que supondrá ahora su piedra angular para su estrategia de diversificación. Con este proyecto Software DELSOL abre nuevas líneas de negocio dentro de mercado del software, en este caso orientado a otros sectores, como puedan ser el sanitario, el social o el educativo.

Stimulus, por su parte, contará con todos los recursos necesarios para lograr el éxito comercial. Dispondrá de una estructura permanente, así como también contará con el conocimiento y la experiencia de esta gran empresa en áreas tan estratégicas como el Marketing, la Comunicación, el Diseño o las Ventas.

Los próximos días 12, 13 y 14 de Noviembre Stimulus estará presentando y patrocinando el VI Congreso Nacional del Alzheimer en Valladolid.

¿Cómo surge la idea? 

Allá por el año 2012 somos conocedores del uso de las TICS en su aplicación para la estimulación y rehabilitación cognitiva, lo que nos pareció muy interesante. Sin embargo, el uso de software para PCs hacía poco accesibles de manera inherente (barreras para personas no alfabetizadas digitalmente) a estas herramientas, lo que implicaba el uso de monitores táctiles y dificultaba el acceso a estos recursos, ya que sólo personas diagnosticadas y con acceso a un centro especializado que disponga de los equipos adecuados podía hacer uso de ellos.

La irrupción de las nuevas tecnologías móviles, el uso de tablets (dispositivos adaptados de forma nativa) y nuestros conocimientos, tanto en el desarrollo de software de gestión, como también en el desarrollo de software interactivo (videojuegos), supusieron el punto de partida para hacer llegar al mercado una iniciativa disruptiva que pretende poner el foco en la movilidad, la versatilidad, la flexibilidad, la accesibilidad y sobre todo en hacer extensivo su uso, democratizando estos recursos y destacando el carácter preventivo de estas terapias (donde su efectividad es mayor que en fases avanzadas de alguna demencia).

¿Qué son las terapias no farmacológicas?

Las terapias no farmacológicas son intervenciones con agentes no químicos, que pretenden obtener un beneficio en personas que han sido diagnosticadas de alguna demencia.

Según el propio CRE-A (Centro de Referencia Estatal del Alzheimer), se entiende por Terapias No Farmacológicas “Cualquier intervención no química, teóricamente sustentada, focalizada y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante”. (Olazarán et al., 2010).

También conocidas como intervenciones psicosociales, su uso en demencias se extiende ante la ausencia de tratamientos farmacológicos eficaces. Este tipo de intervenciones buscan aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y de sus familias.

Las investigaciones han demostrado que las intervenciones psicosociales pueden ser tan efectivas, o incluso más en algunos casos, como el uso de fármacos para mejorar la calidad de vida de las personas con demencia y sus cuidadores y para el tratamiento de algunos de los principales síntomas de esta enfermedad.

¿Qué es la teleterapia?

Realmente, este término, que es acuñado para referirse a otro tipo de intervenciones o tratamientos, nosotros lo usamos para hacer referencia a la posibilidad de que el profesional (sociosanitario) pueda realizar intervención de manera remota.

Su funcionamiento en STIMULUS es el siguiente. El profesional asigna un plan a uno de sus usuarios para sus intervenciones. Después el usuario, que debe estar previamente “conectado” a la cuenta Manager del profesional, realizará en casa sesiones de esa planificación. Por último, el profesional podrá visualizar o generar informes de la actividad que el usuario ha realizado en casa y rectificar o modificar la planificación si lo estima oportuno.

Todo ello de manera remota, cada uno desde su ubicación, sin generar desplazamientos.

¿Qué ventajas tiene?

Si hablamos de las ventajas de estas intervenciones, están claras. Han sido ampliamente demostrados los beneficios obtenidos, especialmente en la conservación de funciones cognitivas en un proceso degenerativo provocado por alguna demencia, por ejemplo.

Con respecto a otras opciones en el mercado, de STIMULUS, nos gusta destacar sus beneficios emocionales. En primer lugar porque permite las intervenciones en el entorno domésticos (flexibilidad, seguridad, confort, fomento de relaciones familiares…), y después porque los usuarios perciben esta herramienta en concreto como más respetuosa e inclusiva, acercándoles a las nuevas tecnologías, lo que se traduce en una mejor motivación a la hora de realizar la actividad.

También el carácter evolutivo de la herramienta pretende ser uno de los ejes fundamentales de nuestra estrategia de diferenciación. Periódicamente se publicarán nuevas actividades, así como mejoras y nuevas funcionalidades.

 ¿Qué ejercicios interactivos ofrecéis al paciente?

Actualmente la herramienta incorpora más de 40 actividades distintas, clasificadas en 10 áreas o funciones cognitivas. Los ejercicios por tanto son muy distintos, incluyen desde ejercicios de atención selectiva en los que se deben discriminar una determinada figura geométrica, o número (ejercicios ampliamente usados en fichas impresas, por ejemplo), hasta ejercicios muy interactivos, como es el caso de algunos ejercicios de memoria de trabajo, o de funciones ejecutivas cuya implementación en papel es imposible. Algunos de los que destacaríamos serían los siguientes:

Seguir dos bolas: Se muestran dos recuadros y una bola en el interior de cada uno de ellos. La prueba consiste en tocar el interior de cada recuadro cada vez que el color del mismo y de su bola no coincida.

Funciones ejecutivas – Atención – Percepción

Recordar las casillas iluminadas: Se presenta una matriz con varias casillas que se irán iluminando una a una. Tras un tiempo de inhibición se pide al usuario reproducir las casillas iluminadas pulsando sobre ellas.

Memoria de trabajo - Atención

Detectar objetos durante la conducción: Detectar, si un blanco (dibujo de un vehículo) que se presenta en el centro de la pantalla (sobre un fondo plano) es un coche o un camión. Debe responderse a través de dos botones de respuesta con Sí y No, respectivamente. El tiempo de exposición y los tiempos de reacción que se permiten son menores en los niveles superiores.

Velocidad - Percepción

Encontrar la palabra: Sopa de letras donde el usuario deberá identificar dentro de ella la palabra que describe el objeto que aparece y señalarla deslizando el dedo desde la primera letra a la última.

Atención – Lenguaje – Memoria a Largo Plazo – Funciones Ejecutivas

¿Cómo realizan los profesionales el control de los usuarios?

Es muy sencillo. STIMULUS a diferencia de otros productos, simplemente se centra en la intervención, por lo que no pretende gestionar ninguna otra información, como historial clínico, terapias farmacológicas, etc.

Así las cosas el profesional simplemente tendrá que identificar al usuario en la herramienta introduciendo la información básica (nombres y apellidos), y adicionalmente (opcional) algunos datos demográficos, o incluso una imagen, que ayudará a seleccionar con mayor dinamismo al usuario.

A partir de aquí, el psicólogo o terapeuta, que ya tendrá un perfil del deterioro cognitivo del usuario, o de sus necesidades, configurará un “entrenamiento” a su medida. Especificando las áreas que trabajará y el nivel de dificultad de las mismas.

Por último, el proceso de revisión incluye la evaluación o análisis de los resultados, en la propia herramienta o en el portal, y la adaptación de la planificación si corresponde.

¿Cómo os ponéis en contacto con ellos?

De momento, nos ganan en número los que se ponen en contacto con nosotros. Lo hacen a través de la web (del formulario) normalmente.

Nosotros solemos llegar a ellos por teléfono o mail normalmente, también presencialmente en varias ocasiones, y siempre la dinámica es la misma. Lo que procuramos en todos los casos es que puedan disfrutar de un mes (aproximadamente) de pruebas con nuestro software. Con ello lo que se pretende es que conozcan exactamente el alcance de nuestra aplicación, su potencial y el valor que les aporta, así como la valorar la idoneidad del producto para sus usuarios (cómo de receptivos son, y sus reacciones).

¿Qué opinan los profesionales de vuestro producto? ¿Cómo lo han acogido?

STIMULUS está siendo muy bien recibido por los profesionales. En primer lugar, porque entendemos que es una herramienta poco pretenciosa y muy ligada a las necesidades de los usuarios y los terapeutas, sin grandes alardes.

También la buena acogida por parte de los usuarios es clave, ya que si ellos se encuentran más motivados usando STIMULUS, de alguna manera se facilita mucho el trabajo al profesional, y lo que es más importante, no sólo realizan la actividad que les demanda el terapeuta, sino que además lo hacen con una mejora significativa de su estado emocional, que se traduce en mayores beneficios y mejora en la calidad de sus vidas.

Como apunte en este sentido, está teniendo una especial buena acogida, no sólo en centros de mayores o asociaciones de Alzheimer, donde quizás encuentra STIMULUS su principal público objetivos, sino también en Centros de Educación Especial, o en centros ocupacionales de Asociaciones de Discapacitados Psíquicos, donde han encontrado en Stimulus, una herramienta eficaz, que trata con respeto y profesionalidad sus necesidades, ya que normalmente los recursos que utilizan suelen estar infantilizados, y no siempre son menores de edad las personas afectadas. También en Asociaciones de Daño Cerebral, está siendo bien recibido nuestro software.

¿Qué consecuencias tiene el deterioro cognitivo en la vida diaria?

Teniendo en cuenta que el deterioro cognitivo puede estar provocado por distintas causas (desde un traumatismo, un accidente cerebrovascular, causas genéticas o una demencia), este afecta de manera distinta según la person.

Solemos hablar mucho, por el alto índice de prevalencia, del deterioro en personas mayores, y por tanto, claro está, del Alzheimer (la más prevalente de las demencias).

No existe un perfil determinado, porque no afecta la enfermedad a todos por igual. Pero es normal que durante una primera etapa se produzcan pérdidas de memoria, dificultades en la percepción, cambios de personalidad, menor capacidad intelectual, irritabilidad y dificultades motrices.

Ello supone que estas personas sean parcial o totalmente dependientes para el desarrollo tanto de las actividades básicas, como el aseo o la higiene, como de las actividades instrumentales como hacer la compra, la planificación de una casa, conducir o el trabajo.

¿Cómo afecta a los familiares? ¿Cómo les ayudáis a ellos?

Los familiares se ven gravemente afectados. Aparte de las cuestiones emocionales que implican que un familiar se vea afectado por esta enfermedad, hablamos de personas dependientes, y en muchos casos se convertirán además en sus cuidadores.

STIMULUS pretende ser un recurso más que les podrá ayudar a ralentizar el proceso de deterioro, mejorando su calidad de vida.

En ocasiones hemos “prescrito” además a alguno de los recursos sociosanitarios con los que trabajamos. Recuerdo en concreto a una persona que nos comentaba por correo su situación, su madre acababa de ser diagnosticada y no sabía muy bien dónde acudir. En este sentido sabemos que las Asociaciones de Familiares de enfermos de Alzheimer (las conocidas como AFAs), hacen una gran labor, orientando, asesorando y última instancia prestando servicios sociosanitarios a enfermos y familiares.

¿Qué es lo que más valor te ha aportado del Programa Minerva?

Fundamentalmente el programa ha supuesto una formación de calidad y acelerada en cuanto a la gestión de iniciativas ligadas al sector de las tecnologías móviles. Normalmente los emprendedores tecnológicos gozamos de un perfil técnico y nuestra base de conocimiento para los negocios es muy limitada. Aquí Minerva cubrió una gran necesidad en cuanto a la formación en áreas estratégicas como el Marketing o la Financiación. Por supuesto también el valor de una gran alianza público-privada que apoya tu proyecto supone un gran respaldo a todos los niveles, incluido el emocional.

¿Cuáles son vuestros objetivos para 2015? 

En 2015 pretendemos dar un salto cualitativo en cuanto a la consolidación de nuestra organización. De manera que STIMULUS se convierta en un proyecto fiable y con garantías de futuro, dotándole de una estructura permanente que permita una mejor respuesta a nuestros clientes. Esto ya lo estamos consiguiendo y en septiembre u octubre podremos adelantar alguna noticia al respecto.

Por otra parte, en 2015 está planteada la irrupción de STIMULUS en el mercado Español, aún con una cuota muy pequeña, pero sí presentes en prácticamente todos los tipos de centros o recursos previstos.

¿Cómo habéis cambiado desde vuestro nacimiento hasta la actualidad? 

En cuanto a organización, los cambios más significativos son los que afrontaremos de aquí a final de año. Hasta ahora, Encoded Life, que es la marca que ha sustentado el proyecto, ha venido asumiendo distintas líneas de negocio, para financiar la actividad en STIMULUS, se espera que en el futuro el protagonismo de STIMULUS sea mayor, y desaparezcan actividades asociadas a los servicios, que no eran estratégicas y se venían usando como medio de financiación.

Aparte de esto, hemos de reconocer que en los más de dos años de vida de nuestra empresa, hemos experimentado un gran aprendizaje, para completar la metamorfosis que sufren los profesionales al emprender y convertirse en dueños de un negocio.

¿Cuál ha sido el momento más difícil desde que decidisteis emprender? 

Momentos difíciles siempre hay muchos, con STIMULUS teníamos varias necesidades o áreas importantes a cubrir, suponía un gran reto y un gran riesgo. Al desconocimiento en áreas directivas como el marketing o las finanzas, había que sumar la adquisición del conocimiento académico-científico y aplicado.

Finalmente todas esas necesidades pudieron ser cubiertas, gracias a distintas colaboraciones, y al apoyo del Programa Minerva.

Otro momento difícil lo hemos sufrido este año, cuando aún no teníamos claro el modelo de financiación futuro que garantizara la viabilidad de STIMULUS, porque una cosa son los planes que plasman en papel, y otra llevarlos a cabo. Finalmente también parece haberse resuelto este tema.

¿Tenéis pensado ampliar vuestros servicios?

Aunque no hay que descartar nada, nuestra estrategia para el medio-largo plazo pasar por darle un mayor protagonismo a STIMULUS, y crecer a partir de ahí, con iniciativas similares, ligadas al sector de la educación o la salud.

¿Qué opinión tenéis de la política del Gobierno con respecto a esta enfermedad? ¿Habéis recibido apoyo de instituciones públicas?

Pues en este sentido hay dos grandes reivindicaciones a las que nos unimos. Por una parte el considerar a las enfermedades mentales (que son una de las principales causas de discapacidad) dentro del llamado cuarto pilar del estado del bienestar, es decir, la ley de la dependencia. Aunque en última instancia fueron incluidas, a día de hoy son muy pocas las personas con discapacidad mental que se han beneficiado y no están nada claros los criterios dentro del baremo de valoración.

Por otra parte, CEAFA, y por extensión todas las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer, llevan tiempo reivindicando que esta enfermedad se convierta en una cuestión de estado, y no es para menos: actualmente se estima que hay más de 800.000 personas afectadas en España, con una prevalencia cercana al 10% sobre las personas mayores de 65 años, y con una población cada vez más envejecida. Por lo que nos sumamos a esta reivindicación, entendiendo que supone abordar el gran reto sociosanitario de los próximos años.

Creemos muy importante la adopción de estrategias preventivas, que a la larga suponen un gran ahorro en el coste sanitario del país.

De momento no hemos recibido ningún apoyo explícito de instituciones públicas.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Facebook

Sígueles en Twitter

¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados