• Directorio de empresas
Tecnológicos|Entrevista a los fundadores de Signaturit
"Trabajamos constantemente en la mejora de nuestra plataforma, e incorporamos pequeñas mejores de forma ininterrumpida"
  • A un nivel puramente cuantitativo, en dos años han multiplicado por cuatro el tamaño de su equipo hasta sus 18 integrantes actuales
24/06/2016 |  José María Torrego

Signaturit es una compañía fundada en Barcelona en 2013 que brinda una solución de firma electrónica puntera para solicitar o realizar firmas electrónicas. Sus fundadores son: Juan Zamora, CEO (Licenciado en Ingeniería Informática y Máster en Mobile Business & Apps Design), Salvador Severich, CMO (Graduado Superior en Comercio Internacional y Postgrado en Marketing) y Javier Martínez, CTO (CFGS en Administración de Sistemas Informáticos)

Juan proviene del sector bancario, en el que trabajó para entidades como Banc Sabadell, BBVA o Caixa Penedés; Salvador ocupó distintos cargos en compañías tecnológicas como Incubio, Advanced Nanotechnologies y Genaker con carácter previo a su incorporación a Signaturit; y Javier brindó sus servicios a las startups Baikalis y Tribalos.

Tras constatar juntos que existía un espacio en el mercado para el desarrollo de una solución de firma electrónica más sencilla y con mayor validez legal que las ya existentes, los tres perfiles del equipo fundador resultaron además complementarios, al abarcar las áreas de gestión, desarrollo tecnológico, marketing y ventas imprescindibles en los primeros compases del proyecto; fue así como decidieron que no solo era el momento perfecto, sino que conformaban el equipo ideal para que la iniciativa se hiciera realidad.

Signaturit forma parte de BStartup, el programa de Banco Sabadell para apoyar a jóvenes empresas innovadoras y tecnológicas a desarrollar sus proyectos con las máximas garantías de éxito a través de oficinas y productos especializados en startups, inversión en equity e innovación colaborativa.

¿Cómo surgió la idea?

Con carácter previo a la creación de Signaturit junto a Salvador Severich y Javier Martínez, Juan Zamora, co-fundador y CEO de la compañía, trabajó en el sector bancario. En ese periodo, constató cómo la gestión de firmas es todavía un importante cuello de botella en la formalización de contratos, autorizaciones y de otros trámites, y cómo empresas e individuos recurren todavía a mecanismos analógicos o que requieren disponer de varios dispositivos de hardware (impresoras, escáneres...).

Ante esta evidencia, el equipo fundador de la compañía identificó una clara necesidad de una nueva generación de soluciones de firma electrónica guiada por dos principios irrenunciables: un manejo mucho más sencillo al de sus predecesoras –multidispositivo y que evite tener que darse de alta en webs de terceros o descargar apps– y la mayor validez legal, para equiparar las firmas resultantes con las manuscritas a todos los efectos.

¿Cómo funciona?

Es muy sencillo. La persona que desea solicitar una firma dirige a quien debe realizarla un correo electrónico a través de cualquier software o plataforma (Gmail, Outlook, Hotmail, Mail...), adjunta el documento a firmar y, simplemente, añade ‘signaturit.com’ a la dirección de destino; si esta es, por ejemplo, juan@gmail.com, escribirá en cambio juan@gmail.com.signaturit.com.

El destinatario recibe el correo de forma normal, pero, en lugar de un adjunto, este incorpora un botón para iniciar el proceso de firma: con un solo clic, accederá a una pantalla en que realizar su rúbrica con el dedo o el puntero del ratón, compatible con cualquier dispositivo y que no requiere alta previa.

Así, el proceso de solicitud y realización de firma se completa en minutos.

¿Qué es la firma electrónica?

Etimológicamente, aquella realizada por medios electrónicos. Es importante apuntar sin embargo que los esfuerzos por regular este tipo de firmas han dado sus frutos, y que, gracias a normativas tan exigentes como la de la Unión Europea, si se dan las condiciones de seguridad que brindan plataformas como Signaturit, esas firmas electrónicas tienen la misma validez –y, a menudo, mayores facilidades para su autenticación– que las de cualquier firma manuscrita.

¿Qué tecnología hace falta para hacer realidad Signaturit?

Signaturit pone al servicio de la firma electrónica tecnologías de aplicación corriente en otros sectores y ámbitos de la productividad; por ejemplo, la propia tecnología móvil, que las plataformas preexistentes no utilizaban en toda su dimensión. También recurre a las más punteras tecnologías de cifrado para garantizar la integridad e inviolabilidad de las firmas que realizan sus usuarios, equiparables en este caso a aquellas a las que recurren los bancos. Y, por último, incorpora avances tan punteros como la tecnología biométrica, que permite identificar los puntos que integran una firma, la velocidad y aceleración con los que el firmante los conecta e incluso la presión ejercida en su dispositivo: datos de gran utilidad para poder atribuir inequívocamente la realización de una firma a una única persona en caso de disputa.

¿Cómo conseguís su plena validez legal?

Además de las tecnologías a las que ya hemos hecho referencia antes, el sistema que realiza una mayor aportación a la sólida validez legal de las firmas solicitadas a través de Signaturit es el del denominado sellado de tiempo oficial. Otorgado por una Autoridad de Sellado de Tiempo, nos permite garantizar la integridad del proceso de firma: es decir, que los datos contenidos en el documento probatorio y la propia firma no han sido modificadas con carácter posterior al mismo.

¿De qué manera garantizáis la seguridad y privacidad en las comunicaciones?

Con el objetivo de proteger la privacidad en las comunicaciones entre solicitantes y firmantes, Signaturit pone a su disposición los más altos niveles de seguridad, equiparables a los de bancos y agencias gubernamentales y basados, fundamentalmente, en: un cifrado avanzado con claves simétricas de 256 bits; y la autenticación multifactor, que recurre a claves públicas y privadas.

¿Qué ventajas tiene para los usuarios?

Sin duda, y como ya hemos apuntado, la facilidad de uso –que sólo requiere contar con una cuenta en Signaturit para enviar peticiones de firma y para el firmante tener acceso a un correo electrónico–, la plena compatibilidad con cualquier dispositivo y la sólida cobertura legal que brindan las firmas realizadas mediante nuestra plataforma.

¿Cuál es el perfil de los usuarios?

Si bien el grueso de nuestros clientes son empresas y abarcan desde grandes multinacionales como Prisa o Mediapro –que contratan grandes volúmenes de firmas– como pequeñas y medianas empresas que recurren a alguna de nuestras cuotas mensuales para cubrir sus necesidades en términos de solicitud y firma de contratos.

¿En qué situaciones es más habitual utilizar Signaturit?

La compatibilidad de Signaturit con cualquier dispositivo tanto para solicitar como para realizar una firma extiende su uso a cualquier situación imaginable, porque supone una mejora en términos de rapidez y sencillez respecto a cualquier otro sistema. Sin embargo, cabe apuntar que está resultando especialmente útil, por ejemplo, para empresas que brindan distintos servicios técnicos a domicilio; hasta ahora, estos servicios delegaban en el técnico la solicitud de una firma manuscrita que luego debía transportarse y procesarse en una central, y ahora en cambio el usuario firma en un móvil o tablet y el proceso se automatiza y agiliza enormemente.

¿En qué se diferencia vuestro producto de otros similares?

Las ventajas de Signaturit respecto a nuestros competidores son su facilidad de uso, porque somos la única solución que permite la solicitud y realización de firmas desde el correo electrónico, en lugar de mediante el alta o visita a webs de terceros o la descarga de apps; y su validez legal, porque, de nuevo, no hay ninguna otra plataforma en el mercado que cumpla con el segundo nivel de seguridad que establece la normativa europea –el de la denominada firma avanzada.

¿Qué coste tiene para los usuarios? ¿Cuál es vuestro modelo de negocio? ¿Qué planes tenéis en este sentido?

Ponemos a disposición de nuestros clientes una gran variedad de opciones para adaptar el coste de Signaturit a sus necesidades reales de uso. Existe una opción gratuita, que permite solicitar la firma de hasta 3 documentos al mes, subscripciones mensuales de entre 15 y 30 euros con distintos umbrales de firmas y planes a medida para empresas de gran tamaño.

¿Los firmantes de los documentos también tienen que tener instalado vuestro servicio?

No, ni el solicitante ni el firmante han de instalar nada: ni extensiones, ni programas, ni apps. El alta para pedir firmas sí requiere un registro sencillo la primera vez, pero, en adelante, toda la interacción con la plataforma de cualquier de las partes implicadas se hace a través del gestor de correo electrónico y del dispositivo de su elección.

¿Cómo ha sido vuestro paso por Bstartup? ¿Qué os ha aportado?

El paso por le programa BStartup 10 no sólo nos ha permitido completar nuestra primera ronda de financiación –a la que acudió también la red de business angels Esade BAN–, sino que nos ha brindado una gran oportunidad de aprendizaje y de fortalecimiento de nuestra red de socios. Paradójicamente, Signaturit nació tras detectar las ineficiencias de los procesos de firma en los bancos, y, en cambio, ha sido precisamente Banco Sabadell quien nos ha permitido consolidar un producto que, de hecho, esperamos poner muy pronto al servicio de la entidad.

¿Cuáles son vuestros objetivos para 2016? 

Con arreglo a nuestro plan de negocio, 2016 ha de ser un año de consolidación de nuestra presencia en nuestro mercado natural: Europa. Contamos para ello con nuestra red de oficinas en Barcelona y Ámsterdam, y con un equipo de ventas repartido en esas dos localizaciones estratégicas.

En paralelo a esa redoblada actividad comercial, trabajamos en la mejor continua de nuestra plataforma, muchas veces al hilo del valioso feedback que nos brinda nuestros clientes y finalmente, participar activamente en la puesta en marcha del nuevo Reglamento europeo sobre firma electrónica e identificación digital.

¿Tenéis previsto lanzar alguna nueva versión o producto añadido?

Trabajamos constantemente en la mejora de nuestra plataforma, e incorporamos pequeñas mejores de forma ininterrumpida. A nivel de productos hemos incorporado la certificación de los correos electrónicos y de la identidad digital de las personas, a través de la captura de datos del DNI y Pasaporte.

¿Cómo habéis cambiado desde vuestro nacimiento hasta la actualidad?

A un nivel puramente cuantitativo, en dos años hemos multiplicado por 4 el tamaño de nuestro equipo hasta sus 18 integrantes actuales. Ese crecimiento ha permitido además incorporar perfiles multidisciplinares que han ampliado exponencialmente nuestras capacidades en ámbitos como las ventas, el marketing o la comunicación.

En paralelo, ampliar nuestro portfolio hasta 3.000 clientes repartidos en 40 países nos ha obligado a una mejora continua basada en los principios de autoexigencia y excelencia que rigen a nuestra organización, y que han dado pie a un producto mucho mejor respecto a nuestras primeras versiones.

¿Cuál ha sido el momento más difícil desde que decidisteis emprender?

Más que en términos de dificultad, medimos las diferentes etapas del proyecto por los retos a los que nos confronta, y cabe apuntar que la cantidad de los mismos es sorprendentemente estable... Si en las etapas iniciales el desarrollo de un producto competitivo en un mercado ya poblado por soluciones con notables cuotas de mercado era nuestro principal foco, luego lo ha sido la búsqueda de socios sólidos con los que dotarnos de financiación, y hoy, seguramente, nuestro mayor reto es ampliar y consolidar nuestra red de clientes.

¿Queréis expandiros fuera de España?

Ya contamos con una sólida implantación a nivel europeo, en que damos servicio a empresas y particulares de la mayor parte de países de la Unión Europea, y ambicionamos efectivamente dar continuidad a esa expansión de 2017 en adelante, con las miras puestas en los mercados latinoamericano –en el que tener nuestra sede en España nos brinda evidentes ventajas– y en el estadounidense, muy competitivo pero con un gran potencial para una solución disruptiva como la nuestra, que mejora sustancialmente los fundamentales de las de nuestros competidores.

¿Qué opinión tenéis de la política de emprendedores llevada a cabo por el Gobierno de España? 

El apoyo de distintas entidades y organismos públicos ha sido clave para el lanzamientos de nuestros proyecto, pero eso no obsta que, por ejemplo, echemos en falta más instrumentos institucionales inviertan en compañías tecnológicas como la nuestra, en una fase intermedia de desarrollo. También nos da la sensación de que el apoyo a la emprendeduría desde la política es a veces más un eslogan que un fin en sí mismo, y que a menudo está poco pegado al terreno que pisan a diario las startups.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Facebook

Sígueles en Twitter

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados