• Directorio de empresas
Más...|Oliver von Schiller Calle. Ad&Law
“A la hora de buscar financiación los emprendedores deben de ser muy dinámicos y proactivos”
  • Ad&Law es una compañía especializada en asesorar de una manera integral a las startups y a fondos de capital riesgo que invierten en startups.
08/04/2015 |  

Miguel Ángel Martínez Bernal, Ignacio Wucherpfennig Cárcamo y Oliver von Schiller Calle, lanzaron a los 28 años Ad&Law, una compañía especializada en asesorar de una manera integral a las startups y a fondos de capital riesgo que invierten en startups. La idea surge de la previa experiencia profesional de los fundadores en diversas empresas y puestos diferentes, lo que les permitió tener una perspectiva real de las necesidades de las organizaciones en su día a día. 

Miguel Ángel viene de varios años de experiencia en Deloitte tanto en consultoría como en auditoría. Actualmente es auditor con ROAC. Además es profesor de contabilidad financiera en ICADE. Ignacio viene de banca de inversión en JP Morgan y fundó su propia empresa de trading. Además ha trabajado en el principal holding de capital riesgo nacional, SEPIDES. Por su parte, Oliver estuvo varios años trabajando en el sector farmacéutico y biotecnológico a nivel internacional. Antes trabajó en el sector público, tanto en la Embajada de España en Berlín como en el Banco de España.

¿Cómo se os ocurre lanzar en plena crisis?

Fue una mezcla de coincidencias. Básicamente, los tres nos dimos cuenta al mismo tiempo de que queríamos emprender y ser nuestros propios jefes y de que para lograrlo teníamos que hacerlo cuando aún éramos jóvenes ya que es algo que cuesta mucho esfuerzo. Así que decidimos emprender Ad&Law para ofrecer a los clientes un mejor servicio a un precio más competitivo que el que tienen los líderes del sector.

¿El crecimiento durante los primeros años fue más lento que el actual o siempre crecisteis al mismo ritmo?

Durante los primeros años el crecimiento fue más lento. No podíamos acceder a muchas cuentas, la gente no te conoce, aún no tienes equipo, cuentas con el hándicap de la edad… Ahora el crecimiento de la empresa se está acelerando tanto por la incipiente recuperación económica como porque hemos hecho las cosas bien y vamos consolidando nuestra buena reputación, lo que nos atrae nuevos clientes.

¿Cómo definirías Ad&law?

Somos una compañía especializada en asesorar de una manera integral a las startups y a fondos de capital riesgo que invierten en startups. Es decir, somos una Big Four para startups y pymes pero a un precio mucho más asequible.

Sois una firma multidisciplinar, ¿qué servicios ofrecéis y dónde reside vuestro valor diferencial respecto a vuestros competidores?

En Ad&Law ofrecemos asesoramiento financiero, fiscal, contable, laboral, legal y de auditoría. Es decir, damos un servicio integral cuya principal diferencia con otras compañías radica en nuestra relación con los clientes, que es mucho más cercana y continua que la que pueden tener los clientes en otras empresas. Además, destacamos por nuestra proactividad, a la hora de ofrecer soluciones a nuestros clientes gracias al  amplio conocimiento sobre las últimas tendencias del sector, y nuestra competitividad en precios ofreciendo un servicio de máxima calidad.

Os definís como la “big four” especializada en start-ups  y pymes, ¿Cómo identificáis la necesidad de crear una firma que ofreciese asesoramiento laboral, fiscal, contable, legal y financiero de forma conjunta?

La idea de especializarnos en startups y pymes surge de nuestra experiencia profesional previa en empresas muy diferentes y en diversos puestos, ya que esto nos permitió tener una perspectiva de las necesidades reales de las empresas en su día a día.  Gracias a esta experiencia previa sabíamos que las startups no pueden perder mucho tiempo y dinero en nada que no sea su negocio principal pero que, también, cualquier error dentro del ámbito en el que trabajamos puede tener repercusiones muy importantes en el medio plazo. De ahí nace la idea de que una empresa pueda empezar con nosotros haciendo su primer pacto de socios y/o su constitución y conforme vaya creciendo Ad&Law le vaya pudiendo ofrecer un asesoramiento avanzado acorde con sus necesidades, incluso acompañándole, si hace falta, en su internacionalización.

Muchos emprendedores que deciden dar el paso de lanzar una startup suelen tener áreas de la empresa que desconocen, ¿cuáles son los “talones de Aquiles” de la mayoría de los emprendedores que lanzan una startups?

De manera general, la mayoría de los emprendedores no tienen tiempo ni interés en nada que no sea su negocio lo que, en muchas ocasiones, les lleva a minusvalorar la importancia de tener una estructura financiera equilibrada, una situación fiscal, contable y laboral en regla y/o tener bien preparados todos los contratos y asuntos legales. A medio plazo esto les puede perjudicar mucho, como por ejemplo, con problemas para devolver los préstamos, sanciones, conflictos laborales, impagos, juicios, etc.

Además ayudáis a las empresas a buscar financiación, ¿en qué tipo de financiación estáis especializados?

Estamos especializados, principalmente, en captación de inversores para startups que buscan financiación a través de Business Angels y Venture Capital; es decir, hasta un millón de euros aproximadamente. Además de en todo tipo de ayudas y subvenciones públicas, locales, autonómicas, nacionales, europeas e internacionales.

¿Qué tipo de financiación pública recomendarías a un emprendedor que tiene una startup tecnológica de menos de un año de vida?

A la hora de buscar financiación los emprendedores deben de ser muy dinámicos y proactivos ya que, si no están atentos, pueden perder buenas oportunidades. Por norma general los primeros 100.000 Euros de financiación y las primeras ventas suelen ser lo más difícil para una startup. Lo más habitual es que la empresa, si no es demasiado tecnológica deba acudir a una multitud de pequeñas financiaciones, desde el ENISA Jóvenes Emprendedores (hasta 75.000 Euros) hasta pequeñas subvenciones, ayudas locales y autonómicas, pasando por líneas intermedias tipo Avalmadrid. Por último, aconsejaríamos que si la empresa es muy tecnológica el emprendedor debería valorar la posibilidad de solicitar una línea europea como SME Instrument o un NEOTEC de CDTI.


“Por norma general los primeros 100.000 Euros de financiación y las primeras ventas suelen ser lo más difícil para una startup”


¿Y para aquellas empresas que han crecido mucho el primer año y necesitan financiarse para seguir creciendo, qué deberían solicitar?

Depende ya mucho del sector pero, en general, si pueden deben plantearse acudir a líneas europeas (muy exigentes desde el punto de vista tecnológico), ya que, actualmente, son las únicas potentes a fondo perdido. A nivel nacional, lo más recomendable es acudir a convocatorias o a instituciones que no piden avales ni garantías, como pueden ser ENISA, AEESD (Acción Estratégica de Economía y Sociedad Digital), EMPLEA,… En estas líneas es posible conseguir hasta 1.500.000 Euros, aunque siempre se va a exigir cofinanciación y fondos propios.

¿Qué tipo de subvenciones son las más solicitadas por emprendedores con empresas de base tecnológica?

A nivel europeo aún hay muchas subvenciones de hasta el 85%, pero la competencia y las exigencias son bastante altas. A nivel nacional ya es difícil conseguir subvenciones superiores al 15% (AEESD, CDTI,…), salvo alguna subvención del ICEX para la internacionalización o alguna subvención autonómica que puede llegar al 50% para algo muy concreto y siempre adelantando el dinero. Los emprendedores que estén interesados en estas subvenciones tienen que saber que este tipo de convocatorias suelen salir sólo una vez al año y tener plazos para la presentación de solicitudes muy breves (apenas de un mes).

Las subvenciones están reduciéndose poco a poco y este modelo está  girando lentamente hacia los préstamos y hacia la exigencia de coinversión.

¿Cuáles son los aspectos clave para realizar una correcta constitución de una sociedad limitada y lograr que el fundador de la empresa esté blindado y tenga el control de la sociedad?

Aunque la casuística es muy amplia, normalmente, el emprendedor suele acumular la inmensa mayoría del capital social de la sociedad desde su constitución y hasta el lanzamiento. El conflicto suele llegar cuando necesita una aportación financiera más potente y tiene que dar entrada a otros socios, generalmente, financieros en posteriores ampliaciones de capital. Y, aunque dichos socios no quieren la mayoría de la compañía, porque son conscientes de la importancia del equipo fundador, sí quieren tener un control máximo sobre el destino de los fondos.

Ante esto para el fundador es imprescindible fijar un acuerdo de socios que le permita controlar los posibles daños en un futuro en caso de que los minoritarios no estén de acuerdo con algunas de sus decisiones estratégicas, como puede ser una venta de la compañía, una ampliación de capital, etc. En este sentido, los pactos de socios son cada vez más comunes y si se trabajan bien pueden garantizar una paz social fundamental para el correcto desarrollo de la empresa.

¿Crees que es vital crear un pacto de socios cuando son varios los socios fundadores que trabajan en la empresa? ¿Qué suele regular este pacto de socios?

Si hay varios fundadores, generalmente, el pacto de socios es crítico desde el principio. Lo que se suele hacer es pactar, sobre todo, qué se va a hacer en los primeros meses y años de actividad, qué se espera que aporte cada socio (material e inmaterialmente), qué decisiones se deben tomar por unanimidad o por mayorías más cualificadas de las establecidas legalmente, qué se va a hacer con los beneficios de la sociedad los primeros años, qué política se va desarrollar con los empleados,…

Si quieres empezar a invertir en startups, ¿cómo recomendarías a los inversores a realizar aportaciones de capital: como persona física o a través de una sociedad?

En estos momentos recomendamos hacerlo como persona física ya que existe una deducción importante del 20% en el IRPF para inversores particulares que inviertan hasta 50.000 Euros. Además, recientemente, se han eliminado la mayoría de deducciones para empresas. Así que, a no ser que se disponga de una cantidad importante de fondos para montar un Fondo de Capital Riesgo o similar, lo mejor es invertir como persona física. Recientemente el Gobierno ha aprobado una Entidad de Capital Riesgo para Pymes para los que se han reducido muchos los requisitos, sin embargo, el mínimo de fondos son 750.000 Euros, una cifra que sigue siendo considerablemente alta para un inversor.

¿Qué opinión tienes respecto al ‘exit tax’ impuesto por el Gobierno español para emprendedores y startups?

Desde nuestro punto de vista el ‘exit tax’ es un impuesto muy negativo para los emprendedores y startups ya que puede coartar mucho su evolución. Para los emprendedores es fundamental disponer de libertad de movimientos a la hora de desarrollar su trabajo y este impuesto lo limita. Por eso esperamos que este impuesto se corrija o que, por lo menos, se resuelva el asunto de las plusvalías latentes porque creemos que no se deben pagar impuestos por ganancias patrimoniales potenciales.

¿Qué medidas fiscales realizadas por el Gobierno son las más beneficiosas para los emprendedores españoles?

En ese sentido se han dado muchos pasos positivos como, por ejemplo, el tipo reducido del 15% en el impuesto de sociedades los dos primeros años que se den beneficios, las deducciones fiscales por I+D+i, el patent box, la deducción para inversores,… Aparte existen otras medidas que aunque no sean fiscales en sentido estricto sí que afectan de manera favorable a los emprendedores como la reducción de cuotas a la Seguridad Social para nuevos autónomos, contratos indefinidos, etc., En general, el país ha dado pasos importantes pero creemos que son necesarias aún más reformas.


“El país ha dado pasos importantes pero creemos que son necesarias aún más reformas”


¿Qué medidas fiscales deberían ponerse en España para ayudar a las pymes y a los emprendedores?

Se podrían implantar muchas medidas necesarias, entre las que destacamos, reducir las cotizaciones sociales, abrirse la deducción fiscal para inversores sin tantas condiciones, eliminar la parte de plusvalías latentes en el Exit Tax, expandir las ventajas del capital riesgo a sociedades de inversión sin tantos requisitos,… Además de controlar tasas tan importantes para las startups como Registros, Notarios,…

¿Consideráis que se deben poner en marcha políticas que contribuyan más al emprendimiento en nuestro país? ¿Cuáles?

Por supuesto. Lo principal sería realizar un plan de emprendimiento que incluyera previsiones a largo plazo, similar al que existen en la UE. Además, hay que saber qué queremos ser como país y a dónde queremos llegar. Para ello podríamos mirar qué están haciendo nuestros vecinos para quedarnos con aquello que nos convenga. Por ejemplo, países como Israel o Reino Unido son buenos ejemplos en cuanto al emprendimiento y las startups.

Más en concreto, y aparte del lado fiscal y financiero, pensamos que hay que cambiar el modelo laboral, liberalizándolo aún más para que haya un solo modelo de contrato, las cotizaciones sociales sean más reducidas, se fomente el modelo austriaco para la indemnización por despido, fomentando la movilidad, etc.

En el campo legal, aún hay muchos pasos que dar en la Administración en cuanto a agilidad en los trámites, capacidad de hacer telemáticamente todo y que no te pidan papeles que ya tiene la Administración, coste más reducido de Notarios y Registros, que los concursos sean mucho más ágiles,…

¿Vosotros os habéis beneficiado de alguna subvención o ayuda pública para emprendedores que nos podáis detallar para informar a los emprendedores de cómo solicitarla?

Nuestra compañía no se ha beneficiado de ninguna subvención pública, más que alguna pequeña por contratación de trabajadores o por alguna inversión en TICs. Esto es porque las compañías de servicios que no invierten en I+D+i prácticamente no reciben subvenciones y ayudas, en especial si son del mundo financiero o inmobiliario.

No obstante, a todos nuestros clientes les asesoramos para conseguir desde la subvención de 1.000 Euros por contratación hasta la de 300.000 Euros por una inversión. Las convocatorias y los programas evolucionan continuamente. 

¿Qué opinión tienes de la labor del Gobierno español en materia de emprendedores, crees que están haciendo un buen trabajo o podían hacerlo mejor?

Si lo comparamos con los gobiernos de hace, por ejemplo 10 años, la labor es muy buena, pero como hemos tratado de explicar, aún hay mucho por hacer y se puede hacer claramente mejor. Comparándonos con ciertos países, España aún tiene muchísimo potencial. Y Ad&Law está para ayudar a desarrollarlo.

MÁS INFORMACÓN

Sígueles en Twitter

Sígueles en Facebook

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados