• Directorio de empresas
Más...|José María Moreno. Madox Viajes
"Puse la capitalización de mi paro como inversión para crear mi empresa"
  • "Año tras año noto que FITUR ha dejado de tener valor para el profesional de viajes".
10/08/2014 |  José María Torrego

José María Moreno es licenciado en turismo y bilingüe de inglés y español por la pasión que le atrapa día tras día su trabajo como director de la agencia Madox Viajes. Su carrera de profesional en el sector turístico se inició antes de terminar la carrera, cuando entró a formar parte de la agencia de Viajes del Corte inglés a los 20 años de edad.

Tras más de 10 años en El Corte Inglés, decidió montar a los 31 años su propia agencia mayorista-minorista con dos marcas comerciales diferenciadas: Rutas al Paraíso y Madox Viajes. La mayorista crea producto para agencias de viajes y la minorista vende cualquier tipo de viaje al cliente final. Actualmente están ubicados en Arroyomolinos por política de costes, pero no es ningún impedimento ya que  el 90% de los servicios los presta por teléfono o email.

¿Cómo surge la idea de montar una empresa de estas características?

Llegó el momento en el que trabajando para el Corte Inglés  no veía la posibilidad de llegar más arriba, ni conseguir mayor impulso profesional, por eso opté por montar mi propia empresa. Siempre tienes muchas ideas pero no puedes desarrollarlas  en una empresa ajena. Madox es una agencia muy similar en estructura a la de viajes el Corte Inglés pero en un tamaño mucho más pequeñito y adaptándonos más al cliente que las grandes estructuras.

Habiendo tanta competencia, ¿por qué decides dar el salto a montar Madox?

Porque el servicio es lo importante en este tipo de negocios. Y nosotros nos  hemos especializado en atender al cliente. La venta de viajes es al final una venta de servicios y la puedes hacer bien o la puedes hacer mal. Nosotros nos hemos especializado en hacer realmente bien nuestro trabajo.

¿De dónde viene el nombre?

En primer lugar se hizo una batería de ideas entre la que apareció Madox, nos hizo gracia porque así es como se llama el hijo de Angelina Jolye  y finalmente resultó ser el elegido, aunque con una sola “d”.

¿Tiene ligera confusión con la estafa Madoff? ¿Eráis conscientes?

En su momento hubo sus gracias también pero lógicamente son dos nombres diferentes. En el otro son 2 “f” al final y en el nuestro una “x”. Puede sonar similar pero son empresas diferentes. Pero bueno, no está mal que hablen de ti aunque sea por cosas de este tipo, para que se acuerden del nombre.

¿Cuál es el valor diferencial que ofrecéis?

Principalmente ofrecemos calidad y profesionalidad, toda la gente que trabaja en Madox son diplomados en turismo y también hay un ingeniero informático que se dedica a la parte más técnica. En total somos siete personas.

¿Qué perfil de cliente contrata vuestros servicios?

A día de hoy el 90% de  los clientes tiene edades comprendidas entre 20 y 45 años. El resto son padres o familiares de estos mismo clientes que terminan comprándonos. La dificultad de un cliente un poco más mayor es que no terminan de encajar el tema de la compra por internet, el no conocerte directamente. Pero por suerte llegamos a ellos a través de otros consumidores.

¿Lo montaste sólo o con algún socio?

Empecé con otro socio pero por diferencias en cuanto al control de la parte económica terminó saliendo hace cosa de dos años. En aquel momento podía haber terminado la empresa, pudo desaparecer pero al final hubo suerte, se le abonó una cantidad y la empresa salió adelante. Ahora somos siete en aquel momento éramos dos. Entiendo que estaba haciendo algo mal.


“Poseer diplomados en Madox Viajes hace que  seamos más competitivos, logramos mejorar sus habilidades y competencias, se sienten parte de la empresa. 



¿Cómo puede una empresa de servicios, concretamente viajes, crecer en época de crisis?

A día de hoy todas las grandes están recortando en tema de empleados, al final eso el cliente lo nota. Por ejemplo: un usuario va a Viajes Alcampo o a Viajes el Corte Ingles y se encuentran mesas vacías y esa imagen no es nada buena. Para que llegue el turno de que te atiendan  puedes tirarte allí una hora u hora y media. En nuestro caso no es así, somos 7 y por la agilidad y la forma de trabajar solemos gestionar bastantes clientes al mismo tiempo.

¿Dónde crees que ha estado vuestro secreto?

En el conocimiento de lo destinos preferidos y en la formación. Ser diplomados es un valor importante porque las grandes solo están contratando formación profesional, academias, cursos de agente de viajes…y no se puede adquirir lo mismo de esa manera. A nuestros trabajadores se les abona convenio colectivo, tienen sus incentivos por ventas, crecimiento, formación… Realmente son empleados pero que pertenecen a la empresa. No son números.

¿Tienes algún emprendedor en la familia?

No, mis padres eran los dos maestros y les cuesta todavía entenderme. Ellos han estado acostumbrados a tener toda la vida un sueldo que les daba una seguridad económica y encima fijo, con una vida estable sin opción de ir cambiando año a año. En mi caso te puede ir un año muy bien y otro no tanto, y son cosas para las que hay que tener iniciativa y saber tomar con tiempo decisiones para darles la vuelta. Es una cuestión que lógicamente a ellos les provoca cierto nerviosismo. Pero a día de hoy tampoco es seguro el trabajo público.

¿Estáis especializados en algún continente en particular?

Nuestra gran especialización son los viajes de larga distancia, nos referimos a todo lo que se sale fuera de Europa. Se vende mucho a América, Asia, África, Oceanía y luego hay destinos Tops, como puede ser en la zona de América, EE.UU; en Asia, Tailandia y Japón; en África, Kenia y Tanzania y en el caso de Oceanía, Australia, Nueva Zelanda y las islas de la Polinesia.


 “En grandes agencias de viajes ves muchos sitios vacíos por la crisis y pueden llegar a tardar en atenderte hasta una hora u hora y media”.



¿Habéis tenido algún tipo de ayuda, financiación para empezar?

No, puse la capitalización de mi paro para arrancar y se solicitó una ayuda a la Comunidad de Madrid, que estaba en aquel momento, pero aquello se perdió en el limbo. Posteriormente he intentado también a través de los contratos obtener algún tipo de subvención pero por unas causas u otras se me han negado.

¿Tu trabajo te obliga a viajar mucho?

Si, viene muy bien para conocer el producto que estamos vendiendo y para mantener reuniones con los responsables de los destinos con los que trabajamos. Nosotros para concertar un viaje con lugares como Tailandia por ejemplo, trabajamos con otra agencia especializada en recibir a nuestro cliente y, aparte de Fitur que regresamos cada año, es bueno ir a sus oficinas, que nos pongamos caras unos y otros y depurar posibles errores o mejoras para los viajes de nuestros clientes.

¿Qué es lo que más valoras de un viaje cuando tú eres el turista?

No encontrar ningún problema, que lo que haya reservado aparezca de esa forma, como es el caso del hotel, los asientos del avión, o posibles complicaciones médicas. Para que el turista pueda tirar de seguro de viaje y que les cubra posibles gastos médicos. Pero lo realmente importante es la seguridad, mantener una calidad y una seguridad dentro de un producto y unos servicios contrastados. Ponemos como ejemplo,  que no es lo mismo que te recoja en Shangai un chofer de un coche particular que no hable castellano, que no hable inglés, que no sepas si tiene seguro o incluso que no sepas ni si el coche está pagado o llevar ese traslado ya contratado. Ese es un aspecto que hay que tomar en cuenta.

¿Cómo estáis soportando la crisis?

En nuestro caso en concreto bien, vamos aprovechándonos de todos los huecos que van dejando los grandes y vamos metiendo la cabeza poco a poco. Seguimos creciendo y con buenas expectativas para 2014.

¿Se nota a la hora de elegir los destinos que la gente mira más el bolsillo?

Si, no ya el destino, el cliente tiene una ideal del destino y lo que suelen hacer es recortar en días o en la calidad de los hoteles. Si quieren hacer un viaje lo harán pero rebajarán un poquito la calidad y las estrellas para realmente poder hacer el viaje. En el caso de Polinesia hay hoteles que nos pueden constar cinco mil o diez mil euros la noche, y hay otros por 100 euros la noche. Al final el viaje se hace, aunque no conozcamos el de cinco mil no va a pasar nada, pero si cuesta ese dinero es porque lo vale.


“En los dos últimos años han desaparecido cerca de cuatro mil empresas y aun así sigue siendo el país de Europa con más agencias de viajes por habitante”



¿Crees que FITUR aporta al sector tanto como antes o que es un escaparate de disfraces políticos?

Año tras año si que noto que para el profesional ha dejado de tener valor. También gracias a internet; al uso del email, del Whatsapp… todo se hace mucho más sencillo.  Hacer una llamada a Vietnam, hablar en castellano directamente o resolver alguna duda a través de cualquiera de estas plataformas, simplifica todo. Lo que vas a hacer a Fitur es simplemente una visita de cortesía, al final ahí no vas a negociar absolutamente nada, porque no hay tiempo, no vas a llegar a un acuerdo comercial y se usa simplemente como imagen.

¿Hacia dónde crees que se dirige el futuro del turismo/agencias en España?

En los dos últimos años han desaparecido cerca de cuatro mil empresas y aún así sigue siendo el país de Europa con más agencias de viajes por habitantes. Lógicamente todavía tienen que cerrar muchas,  hay un parque de diez mil y deberían quedarse entre cuatro y cinco mil agencias porque las online atrapan a día de hoy el negocio que van a hacer estas cuatro o cinco mil agencias que además no tienen el personal formado, que no conocen el producto que venden y que realmente han abierto una agencia de viajes como podrían haber abierto un bar o una peluquería.

¿Hay algún cambio de rumbo claro de cara al futuro?

Imagino que la venta del producto irá claramente destinado a la venta online y siempre que haya un viaje combinado, que significa simplemente que estamos añadiendo además del hotel unos transportes, unas excursiones, un seguro. Ese tipo de servicios si los van a vender las agencias de viajes, ya sean a puerta de calle, por teléfono, por internet. Van a ser agencias de viajes especializadas en ese sector, en ese cliente que necesita algo más que un simple objeto.

Con el auge de internet en general, cada vez más personas reservan y organizan sus viajes sin demandar los servicios de intermediarios, ¿crees que puede ser peligroso para empresas como la tuya?

Nosotros estamos notando que el cliente está empezando a cansarse porque todas las páginas le ofrecen lo mismo y pecan con lo mismo, empiezan a jugar con el precio. El cliente online no va a ser un cliente fijo porque siempre va a estar buscando el precio más barato. Nosotros como profesionales disponemos de otras plataformas con otros precios. El cliente no percibe si está comprando barato a través de internet, si consultase a una agencia tendría un precio si no igual algo más económico. Pero a día de hoy internet parece que sigue siendo la solución a todo aunque el cliente no se dé cuenta y se siga equivocando.

¿Animas, aconsejas que sigan tus pasos?

Por suerte muchas de las personas con las que me he cruzado estos 14 años, muchos de ellos amigos, han terminado creando una empresa relacionada con viajes, como puede ser una agencia de publicidad especializada en viajes un consolidador aéreo,  un hoster…Realmente hay huecos, hay campo por seguir desarrollando.
 

MÁS INFORMACIÓN

Síguelos en Facebook

Síguelos en Twitter

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados