• Directorio de empresas
Innovadores|Juan Cartagena. Traity
“Traity quiere crear un mundo donde todos confiemos unos en otros para cualquier transacción”
  • Traity construye una fortaleza de seguridad en Interne
  • El usuario conforma su perfil en Traity con datos de sus redes sociales y su identidad offline
  • Para Traity, la tecnología permite volver a hacer transacciones con personas y abre nuevas formas de comunicación
23/11/2015 |  Indra Kishinchand

Juan Cartagena, José Ignacio Fernández y Borja Martín son los creadores de Traity, una startup española que pretende ayudar a analizar la reputación de las personas en Internet antes de hacer negocios con ellas. Según los fundadores, "Traity construye una fortaleza de seguridad en Internet". De esta manera reduce el fraude, los robos de identidad, los riesgos personales y facilita una mejor y más plácida experiencia online. Desde su nacimiento en el año 2012, Traity cuenta ya con 4,5 millones de usuarios en todo el mundo. 

Juan es el CEO de la compañía y ha trabajado previamente en gestión y desarrollo de producto en Thus (Glasgow), y en otras compañías como Cable&Wireless. José Ignacio y Borja son los cofundadores; el primero es Investigador de sistemas inteligentes en la UPM y Technical Consultant de Altra y el segundo trabajó durante más de diez años como desarrollador web en hola.com, el portal de internet de la revista ¡HOLA! y también ha trabajado como programador freelance para diversos clientes, incluyendo revistas y agencias de publicidad.

Traity quiere crear un mundo donde todos confiemos unos en otros para cualquier transacción, desde compartir coche hasta una cita online. En eBay, la gente es de fiar cuando tiene muchas estrellas pero, por desgracia, solo se pueden utilizar dentro de eBay. Así que, ¿quién posee tu reputación? ¿eBay o tú?, se preguntan. Traity ayuda a agregar el historial de reputación para poder monetizarla y beneficiarse de ella. 

¿Cómo funciona?

El usuario conforma su perfil en Traity con datos de sus redes sociales y su identidad offline (así, verificamos que es quién dice ser) y de las plataformas de consumo colaborativo que utiliza (valoraciones, opiniones de otras personas sobre sí mismo) para crear un perfil completo de reputación online. En definitiva, analizamos la identidad a partir de la triangulación de datos, analizamos semánticamente los comentarios de sitios como eBay o Socialcar y hacemos una correlación de los hábitos e intereses del usuario. Así, podemos saber quién se ha comportado bien en el pasado y, por tanto, tiene una posibilidad muy pequeña de cometer fraude y merece ser premiado por ello.

En las próximas semanas nos lanzaremos a un nuevo mundo, donde la reputación será crucial: los microseguros online. Creemos que a una parte de los compradores y vendedores online les interesaría asegurar sus bienes antes de cedérselos a un desconocido. El perfil de riesgo de cada persona se elaborará a partir de su perfil reputacional en Traity y, así, vamos a reducir el fraude online. A más largo plazo, los perfiles de riesgo de Traity -que incluyen la verificación de identidad, el análisis semántico de los comentarios en eBay o Airbnb y una correlación de los hábitos e intereses de los usuarios- podrán aplicarse a todo tipo de seguros.

¿Cómo surge la idea?

En 2012, Juan compró un ordenador de segunda mano a través de Internet y nunca lo llegó a recibir. Se trataba de un fraude que esa persona ya había cometido usando la misma dirección de correo electrónico, y Juan pensó que eso se podía haber evitado si él hubiese tenido más información de la persona con la que trataba.

¿Cómo os financiasteis en los inicios? ¿Habéis conseguido financiación pública y privada?

Hasta la fecha, hemos cerrado tres rondas de financiación. En la primera, entraron en el capital dos aceleradoras de startup, una británica y otra estadounidense. La segunda ronda estuvo liderada por Horizons Ventures, un fondo de capital riesgo de Hong Kong que ha invertido en startups como Facebook o Spotify.

El año pasado cerramos la última ronda, de 4'7 millones de dólares, gracias a Active Venture Partners.

Al principio, estuvimos unos meses desarrollando por nuestra cuenta hasta que nos aceptaron en Seedcamp y 500 Startups en mayo de 2012.

Toda la financiación es privada.

¿Cómo conseguís reducir el fraude o la suplantación de identidad?

Calculamos la reputación de la siguiente manera:

1. El primer paso es la fase de identidad. Tenemos que asegurarnos de que eres quien dices ser. Aunque parece simple, es uno de los mayores obstáculos de la economía de la reputación, y es puramente una cuestión de transparencia. Pedimos a los usuarios que inicien sesión con diferentes redes sociales, cuya fiabilidad comprobamos después (en términos de contenido, amigos, momento de creación, amigos fiables, etc.) y revisamos si el nombre es consistente a través de ellas, o si tienes los mismos amigos en las diferentes redes. También vamos a lo offline, pidiéndote que subas tu pasaporte o DNI para verificarlo. Luego borramos la foto, solo mantenemos el hecho de que "tú te has verificado con tu nombre real".

2. La siguiente fase tiene que ver contigo. Tu biografía, tu personalidad, tus logros. Cuanto más nos cuentes sobre ti, mayor será tu transparencia y te mostrarás más claro ante los demás. Esto no "demuestra" que tu reputación es alta, porque todos podemos escribir cosas buenas sobre nosotros mismos, pero es parte de esa reputación subjetiva por la que confiamos en personas similares a nosotros. No es cuestión de bueno o malo sino, más bien, cuestión de quién/cómo eres tú.

3. La siguiente fase tiene que ver con el estudio de tus redes sociales: quiénes son tus mejores amigos, dónde pasas la mayor parte de tu tiempo, si es coherente con dónde pasan tus amigos su tiempo... Si, por ejemplo, tú dices en Linkedin que has trabajado para McKinsey, lo normal es que en tu red tengas amigos que también hayan trabajado para McKinsey. Esto no cubre todos los aspectos de la reputación pero, ahora, si quieres fingir un perfil, tienes que fingir 500 perfiles de 500 amigos. En definitiva, tratamos de hacer más difícil el proceso de falsear identidades sociales.

4. El último paso son las recomendaciones (reviews de sitios como eBay o Airbnb). Todos ellos tienen su propio sistema de reputación, lo que resulta ineficiente ya que los usuarios tienen que empezar desde 0 en cada plataforma. Y si todas tienen verificación de pasaporte, tienen que subir su pasaporte a 100 sitios distintos. Esto es lo que llamamos la API de la Reputación: cuando tú nos das acceso, aunamos la información de las opiniones que hay sobre ti en las plataformas de consumo colaborativo.

En definitiva, estamos creando sistemas de inteligencia artificial y aprendizaje automático para evitar a esos trolls y fraudes. Por ejemplo, si en tu perfil profesional en LinkedIn dices que estudiaste en Harvard pero no tienes ningún amigo de Harvard, nos vamos a dar cuenta. Buscamos consistencia en las redes sociales y en distintos elementos de credibilidad.

¿Cómo ha sido la acogida de los usuarios?

Tenemos más de 4,5 millones de usuarios en todo el mundo, si bien es cierto que parte de ellos no son muy activos. Por eso, estamos luchando por darle valor al usuario: por que el usuario pueda beneficiarse económicamente de su reputación. Eso es lo que ofreceremos con el mundo de los microsegundos online.

¿A qué tipo de público objetivo os dirigís?

A todo usuario digital. Básicamente, la controles o no, todo el mundo tiene una reputación. La reputación es “lo que los demás dicen de ti” y todos los que te rodean tienen una opinión sobre ti. Traity te brinda la oportunidad de agregar toda esa información en un solo lugar, donde controlarla y monetizarla para conseguir mejores oportunidades económicas.

Sí que es cierto que, de todos modos, gran parte de nuestros usuarios son asiduos de las plataformas P2P, donde la reputación tiene un valor muy alto a la hora de transaccionar. Por ejemplo: si alquilo mi casa a través de Airbnb, mi reputación me preocupa y mucho :)

¿Por qué creéis que sois una red necesaria?

En los últimos 100 años, la sociedad ha cambiado más que en los últimos diez mil. En el pasado, vivíamos en pequeñas comunidades donde comprábamos y vendíamos a personas que ya conocíamos a través de los años. Hoy, vivimos en grandes ciudades donde compramos a marcas que conocemos, como McDonalds o Hilton, porque no podemos conocer o fiarnos de todos los comerciantes.

Pero la tecnología nos está permitiendo volver a transaccionar con personas en plataformas como AirBnB, donde la gente puede alquilar su habitación libre a desconocidos, reduciendo costes para ambas partes, de forma que vamos a tener acceso a transaccionar con billones de personas. Este nuevo cambio sociológico es tremendo y requiere nuevas formas de interacción, comunicación y confianza entre esas personas.

Traity plantea un perfil que demuestra que eres quién dices ser y que en tus experiencias anteriores has tenido buena reputación. De esta manera, reducimos la fricción social y económica que se produce al transaccionar con extraños.

¿Qué ventajas ofrecéis a los internautas?

Cuando utilizas plataformas online de productos de segunda mano, como eBay, o alquileres de habitaciones, como AirBnB, la gente te da puntos o estrellas que son útiles la siguiente vez porque otros usuarios se puede fiar más de ti. Esto es importante y lo será cada vez más en el futuro, porque gente con más estrellas y más puntos, va a poder exigir precios más altos para sus servicios, o va a poder conseguir una ocupación más alta. Entre dos personas con productos similares, preferirás a la persona que tiene mejor reputación.

El problema es que después de ganar estas estrellas, si quieres asegurar tu compra, por ejemplo, empiezas de cero, como un fantasma digital sin reputación, y eso es ridículo. Si tú eres el dueño de tu reputación, deberías poder utilizarla y beneficiarte de ella. Por eso hemos creado Traity, para que los puntos que ganas en un sitio los puedas utilizar en otro y ser creíble en cualquier lugar, evitando a los trolls y las personas que quieren cometer fraude.

¿En base a qué criterios se crea un historial de reputación?

En base a los pasos que te he comentado en la respuesta a la pregunta de: “¿Cómo conseguís reducir el fraude o la suplantación de identidad?”

¿Es la confianza el pilar fundamental de esta idea?

Claro. Cada transacción digital es como una cuerda con dos cabos, que solo se tensa si las personas que hay ambos lados la agarran fuerte, aunque no se puedan ver. Para ello, la clave es la confianza, y eso es lo que proporcionamos con hechos lo más objetivos posible. Probablemente nunca lleguemos al nivel de mirar a alguien a los ojos pero, si podemos crear un proxy que se acerque, ya estaremos reduciendo una gran cantidad de fricción social y económica.

A raíz de vuestra experiencia, ¿es posible que la confianza se asiente en internet?

Hoy en día existe un clima de desconfianza global, pero creo que la gente no se fía de alguien hasta que tiene suficientes razones objetivas para hacerlo. Además, hemos aprendido que, aunque la gente tiene mucho miedo de hacer transacciones online, en realidad la cantidad de operaciones fraudulentas es muy pequeña, con lo cual la percepción y la realidad son muy distintas.

¿Cuál es vuestro modelo de negocio? ¿Cómo generáis ingresos?

Nuestro modelo de negocio se basa en ayudar a los usuarios a que, de forma proactiva, den acceso a sus datos privados para obtener nuevas oportunidades que, de otra manera, serían innacesibles para ellos o demasiado caras. Por ejemplo, las empresas de crédito a corto plazo de Reino Unido te dan una desproporcionada tasa de interés del 2700%. ¿Por qué? En primer lugar, porque han limitado la competencia. En segundo lugar, porque no saben nada sobre ti y, como el riesgo para ellos es alto, tienen que subir las tasas para recuperar su dinero. Pero, si pudieras demostrarles que eres una persona buena y digna de confianza, con el respaldo de tu historial digital, podrías obtener una tasa de interés reducida.

Eso es lo que vamos a hacer con el tema de los seguros. Mientras con Paypal, por ejemplo, todos tenemos que pagar un precio fijo y bastante alto por el fraude que cometen solo unos pocos, con Traity, solo tendrás que regístrarte y demostrar que eres un ciudadano digital impecable. Tu reputación tendrá un valor económico real en lo que llamamos "Transacciones Críticas".

¿Cuáles son vuestros objetivos para 2015?

Como te he comentado, entrar en el mundo insurance-tech, comenzando por los microseguros.

¿Cómo habéis cambiado desde vuestro nacimiento hasta la actualidad?

Hemos madurado mucho en la forma de trabajar como fruto del crecimiento de nuestro equipo. Lo que cuando éramos 3 se hablaba y se hacía ahora es más complejo porque puede implicar a 10 personas, con lo que la empresa se ha profesionalizado mucho más.

¿Cuál ha sido el momento más difícil desde que decidisteis emprender?

El momento más difícil de emprender es el primer año, donde no sabes si vas a morir o si vas a conseguir salir adelante. Cuando estás empezando, la incertidumbre es mayor.

¿Queréis expandiros fuera de España?

Por supuesto, nuestro objetivo es a nivel global y, de hecho, en países como la India hay 100 millones de cuentas bancarias y 500 millones de cuentas de Facebook. Esto significa que hay, potencialmente, 400 millones de personas que no tienen identidad financiera pero sí identidad social. Esto ocurre en muchos países emergentes y por eso nos interesan especialmente. En el primer mundo, sucede con los que entran por primera vez en el mercado, como la gente joven o los extranjeros. Creamos sistemas que permiten a la gente acceder a seguros y otras oportunidades, ayudándose de su reputación. Al mismo tiempo, queremos reducir el riesgo y el fraude, aumentando la eficiencia y abriendo nuevas oportunidades ante mucha gente

¿Qué opinión tenéis de la política de emprendedores llevada a cabo por el Gobierno de España?

España no es un país con cultura emprendedora en el sector tecnológico. Aunque eso empieza a cambiar, es algo que se nota, pero nunca debe suponer una excusa para emprender. En cualquier caso, cualquier emprendedor que quiera ir mínimamente en serio debe entender que hay que tener un enfoque internacional, y pasar tiempo en San Francisco o Londres para maximizar el impacto de tu startup, al margen de estar instalado o no en España.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Facebook

Sígueles en Twitter

¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados